Rosó Cusó, Iluminados

Del 13 de febrero al 7 de marzo de 2014

Obra          Nota Prensa          Biografía  

El jueves 13 de febrero de 2014 Rosó Cusó inauguraba en Twin Gallery Iluminados, una exposición individual en la que proponía alejarnos de nuestra realidad cotidiana y enfocarla desde otra perspectiva: girar la mirada hacia lo inmutable y lo bello. A través de una serie de obras escultóricas creadas a partir de hojas de papel de fibra de algodón y de un vídeo realizado con imágenes de tomoscopio, la artista catalana creó particulares cajas de luz mostrando la belleza de la realidad fragmentada y multiplicada. Rosó Cusó volvía a Madrid después de exponer en El hilo de Ariadna, muestra colectiva con la que se inauguraron las instalaciones de Casa del Lector en Matadero (2012). Con Iluminados fue más allá de producir sensaciones estéticas y emociones: no es solo la voluntad de reivindicar cuánta energía hay en las formas y patrones de la naturaleza, y tratar la luz como si fuera un ser vivo que se transforma, sino que, además, al sumirnos en esta especie de misticismo que produce contemplar lo enorme, lo minúsculo y lo inmaterial, nos podemos alejar de nuestra realidad cotidiana y mirarla con otra perspectivaRosó Cusó. Con las esculturas, que semejan la arquitectura de un rosetón que deja pasar la luz, y el vídeo, en el que muestra la belleza de la realidad fragmentada y multiplicada de las formas extraídas de un tomoscopio, Rosó Cusó presentó en Twin Gallery distintos aspectos de una misma idea: ensalzar la luz, jugar con los paralelismos entre la circunferencia que dibuja un rosetón y la que dibuja un microscopio, con la belleza de lo real y de lo intangible.